Uno de los propósitos para publicar la página de papaesraro.com es difundir las obras, frases y sentimientos expresados por grandes pensadores que han estado en contra del actual sistema económico que pone por encima del ser humano al dinero, al poder y la fama que lo corrompen y lo mecanizan convirtiéndolo solo en un engrane más de este sistema que promueve la codicia como forma de vida.
En los siguientes párrafos de Hermann Hesse de su libro “El Lobo Estepario” se expresan estos sentimientos censurados por la sociedad y que experimentan las personas que todavía no se han convertido en robots, y todavía tienen la capacidad de sentir esto ante el conflicto de ser uno mismo o adaptarse al sistema:

“Que difícil es encontrar esa huella de Dios en medio de esta vida que llevamos,  en medio de esta época tan inconsciente, tan superficial, acompañados por estas “noticias”, está publicidad, por esta política, estas personas! Cómo no voy a ser un Lobo Estepario, un ermitaño desgreñado, si estoy hundido en este mundo cuyas metas no comparto, cuyas diversiones no me atraen.
A veces se enciende en mí un deseo salvaje de sensaciones fuertes, un odio hacia esta vida apagada, chata, regulada y esterilizada, y unas ganas enloquecidas de destruir algo a golpes, un comercio o un templo o a mí mismo, de cometer estupideces audaces, de arrancarles la peluca a un par de ídolos admirados, de comprarles pasajes para Monterrey, Guadalajara o la ciudad de México a un par de adolescentes rebeldes, de seducir a una jovencita o partir el cuello de algunos representantes del gobierno. Porque eso es lo que despreciaba desde lo más profundo de mi ser: esa codicia, esa inconsciencia de perseguir sueños, esa obsesión por el éxito de poder y dinero, esa cría grasosa y próspera de lo mediocre, de lo normal, de lo frívolo.”

Fuente del texto: Hermann Hesse  “El Lobo Estepario”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *